Astrid Ortega investiga sobre empaques biodegradables a base de hongos

Astrid Ortega y su estudio sobre empaques a base hongos para alimentos

Todo empezó con un emocionante viaje académico al Massachusetts Institute of Technology (MIT). Luego, se convirtió no solo en un proyecto de graduación, sino en una investigación que podría revolucionar la industria de alimentos. ¿De qué se trata? Del estudio de empaques biodegradables elaborados a base de hongos que Astrid Ortega elaboró como proyecto de tesis. Su objetivo es reducir la contaminación y la cantidad de químicos dañinos que los plásticos le transfieren a la comida.

Astrid es estudiante del último año de la carrera de Ingeniería en Ciencias de Alimentos y está en la etapa final de la investigación. Obtuvo la inspiración cuando observó los empaques en una de las visitas académicas durante su estadía en Boston, Massachusetts. La curiosidad la llevó a indagar más y a querer darles un uso relacionado a su carrera.

“Del viaje regresé con esa idea de que sería buenísimo probar ese material en alimentos porque se parecía mucho al duroport”.

De la idea pasó a la acción, así que rápidamente logró contactar a la empresa que comercializa los hongos. Hasta el momento, con este material solamente se fabrican empaques para computadoras y otros artículos. Así fue como, desde Boston, inició la colaboración con la empresa, la cual le proporcionó la materia prima, además de mucha información y apoyo para investigar los nuevos usos ya en Guatemala.

Rápidamente, Astrid puso manos a la obra. Primero, elaboró moldes en 3D en el makerspace D-Hive, realizó un proceso de inactivación de los hongos y fabricó los empaques. Posteriormente, estudió la evolución de los alimentos en su empaque tradicional y en el que había elaborado. El objetivo era que duraran el mismo tiempo en ambos, pero descubrió que, incluso, algunos mantuvieron su vida útil por más tiempo en el biodegradable.

 

“Evalué frutas, verduras y huevos, y obtuve buenos resultados. No había una diferencia significativa entre un empaque y otro. En cuanto a los costos, son bastante similares a los del poliestireno y no tan altos como los de un empaque biodegradable normal”.

A largo plazo, el objetivo de la estudiante es lograr producir sus empaques en Guatemala. “Siento que hay mucho más que pude haber seguido investigando porque, tradicionalmente, el hongo se mezcla con madera. Sin embargo, yo tengo la idea de aprovechar y mezclarlo con desechos orgánicos que hay en el país, como: bagazo de caña, cáscara de coco o residuos del cacao”.

Determinación y perseverancia

De personalidad cordial y entusiasta, la futura ingeniera en alimentos recuerda cada una de las fases de su proyecto con una sonrisa. La empuja la perseverancia y el gusto por elegir siempre el camino con más retos, pero con más satisfacciones. Para acercarse a su meta, Astrid debió cumplir con su trabajo, las clases, las fases de su tesis y sus obligaciones como auxiliar de laboratorio en la universidad. Esta última, una actividad que disfruta porque la ayuda a mantenerse actualizada, así como a contribuir con el pago de su beca parcial. Según refiere, la clave está en definir las prioridades y esforzarse.

Acerca del viaje académico del que nació todo el proyecto, afirma que aprendió que la curiosidad es mejor que el conformismo. “Quiero hacer más, ayudar a las personas que necesiten de mí y no ser envidiosa o egoísta con las ideas, porque considero que así nunca va a caminar Guatemala”.

“Cuando entré a la universidad me gustó mucho que no solo aprendemos a cocinar y ya, sino que vemos la ciencia detrás de los productos. Abordamos, desde cómo hacerlos, cómo desarrollarlos, a quién van dirigidos, cuál va a ser el mercado, la calidad que tendrán y cómo distribuirlos”.

Actualmente, desempeña el puesto de Coordinadora de calidad y desarrollo de productos y su meta es algún día especializarse en el extranjero. Además, pronto publicará un artículo científico sobre los resultados de su investigación.

¡Conoce más de la carrera de Ingeniería en Ciencias de Alimentos!

 

Más de UVG:

Sofía Cabrera y el camino hacia el sueño de competir en los juegos olímpicos

Andrés Novales: “Cuando estoy en la selva, soy solo yo, mi cámara y los animales”

“No es simple, pero no existe un límite hasta donde podemos llegar”


Last modified: 08/01/2020

Anterior

Antología de poemas, una colección inspirada en la vida

Durante los primeros meses de 2019, la Editorial Universitaria lanzó una convocatoria para publicar libros...

Siguiente

Tabula Rasa

2020, oportunidad para construir. “El alma, al nacer el hombre, es una tabula rasa en la que no hay...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *