Metas tan grandes como las estrellas

Metas tan grandes como las estrellas

A Melissa Solares, estudiante de la Facultad de Educación, le apasiona la astronomía, eso es un hecho. También lo es, que tiene planes muy grandes para divulgar su estudio. Por ejemplo, su meta más alta es lograr que esta ciencia sea incluida como una materia oficial dentro del Currículo Nacional Base (CNB) del país.

A Melissa, desde pequeña le gustaron las ciencias, así que cuando llegara el momento de elegir una carrera, la respuesta era lógica. Lo que no esperó es que la docencia estaría involucrada en sus planes. No encontró un programa universitario específico de astronomía, pero empezó estudiando física aplicada en una institución educativa. Al mismo tiempo facilitaba tutorías y, aunque le encantaban sus estudios, notó que cuando menos sentía el paso del tiempo era cuando enseñaba.

“Daba tutorías en un hogar de niños y cuando tenía planeado ir dos horas, me quedaba cuatro. Ahí fue cuando me di cuenta de que cuando más productiva me siento es cuando estoy enseñando, porque estoy compartiendo lo que sé”.

Así fue como llegó a UVG, específicamente al Profesorado especializado en Matemática y Ciencias Físicas. A la fecha, está estudiando un Baccalaureatus in Scientiis y dando los últimos pasos para terminar la Licenciatura en Educación. Precisamente, uno de ellos es presentar la propuesta de un programa de enseñanza de astronomía, como proyecto de tesis.

Los hobbies de Melissa son hacer yoga, compartir con su familia y escribir. Algún día le gustaría publicar sus escritos profesionalmente.

Ejemplo y creatividad

¿Qué es lo que más le gusta de la astronomía? Con mucho entusiasmo Melissa responde que las estrellas de neutrones. “Una estrella de neutrones es una estrella que está tan compacta que tiene la masa del sol comprimida en un espacio como del diámetro de Guatemala”.

Justamente, analogías como esta son las que utiliza en las aulas. “Los alumnos son muy curiosos y hacen preguntas muy profundas”. Con mucha creatividad, logra adaptar materiales y lecciones para enseñar temas de nivel superior en niveles básicos. También les asigna proyectos para que construyan maquetas y prototipos. “Algunas técnicas que yo utilizo tienen estrategias que vi a mis catedráticos de la Facultad de Educación implementar conmigo”.

“Tuve un grupo de estudiantes a quienes les iba muy mal en las fracciones. Adapté unos juegos de mesa y, luego de dos semanas de aprender jugando, la estudiante que tenía la peor actitud y a la que le gustaba dibujar en clase, cambió por completo y le ganó al alumno con las mejores notas de la clase”.

En 2019, Melissa participó en el Congreso Teachers2Teachers como un proyecto final del curso de Enseñanza y Aprendizaje de la Matemática y la Física. Ahí tuvo la oportunidad de impartir dos talleres de actualización a docentes de Sololá, Huehuetenango y Totonicapán. Se centró en el Design Thinking aplicado a la planificación de clases y a los procedimientos para facilitar la transición de los alumnos, de primaria a secundaria.

“No había tenido la oportunidad de impartir un taller a docentes, pero creo que es muy enriquecedor. Me abrió mucho la perspectiva al darme cuenta de que, al final, en Guatemala, a pesar de todos los contextos que tenemos, los docentes tenemos los mismos retos”.

Camino trazado

Además de lograr incluir esta ciencia en el CNB, tiene el objetivo de fundar una escuela de astronomía. “Así como existe un conservatorio donde los estudiantes a quienes les gusta la música pueden ir a estudiar después del colegio, a mi me gustaría tener una escuela donde los niños puedan ir a estudiar astronomía. Es lo que me hubiera gustado hacer a mi”.

¿Por qué hacerlo? Porque existen cursos o diplomados, pero enfocados a nivel de educación superior. Sin embargo, considera que son los niños los que más curiosidad y receptividad tienen hacia los temas del universo y el espacio.

Aunque parecen metas muy ambiciosas, la estudiante ya ha obtenido logros significativos. Uno de ellos es haber logrado que en el colegio privado en donde trabaja, se empezará a impartir la clase de astronomía desde 2019. Todo inició con un proyecto de investigación cualitativa de la universidad. Ahora, imparte la clase en segundo y tercero básico. También da clases de física, de segundo básico hasta quinto bachillerato y matemática, en sexto primaria.

“Creo que lo más enriquecedor de enseñar es interactuar con los alumnos, no solo en lo académico, sino que en su crecimiento personal”.

“Tengo bien enfocado hacia donde voy”, afirma Melissa. Y es que tiene claro que su siguiente paso es enfocar su propuesta en la educación primaria y para instituciones públicas. En el futuro, espera presentarla al Concyt y al Ministerio de Educación.

Te podría interesar:

La innovación tecnológica, agente para propiciar la calidad educativa

Cárolin Ovalle, un espíritu emprendedor y humanitario

Dan Álvarez: una conexión entre la expresión de la literatura y la versatilidad de la ingeniería


Last modified: 16/04/2020

Anterior

Central, Impacto, Investigación

UVG busca soluciones a la problemática del agua desde sus centros de investigación

En Universidad del Valle de Guatemala (UVG) trabajamos la problemática del agua desde nuestros distintos...

Siguiente

Crisis & Dilemas

Actuar conforme principios Vaya si se trata de una época peculiar, que nos enfrenta a decisiones difíciles,...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *