Javier Anleu: “Siempre busco ir un poco más allá, principalmente con el fin de aprender”

Javier Anleu: “Siempre busco ir un poco más allá, principalmente con el fin de aprender”

¿Te imaginas estudiar no solo una carrera en la universidad sino que dos? A Javier Anleu, la fascinación por la bioquímica lo llevó a emprender este gran reto personal. Empezó sus estudios universitarios en Ingeniería Mecatrónica pero, en el primer semestre, la bioquímica lo llevó por un camino diferente. Aún así, no quería dejar de lado la tecnología y encontró un punto medio en la Ingeniería Bioinformática. Después quiso aprender más de química y biología, así que en su tercer año decidió estudiar una segunda carrera simultáneamente. Así fue como llegó a la Licenciatura en Bioquímica y Microbiología.

Javier considera que ambas se complementan porque Bioquímica y Microbiología le provee el fundamento biológico, químico y experimental. Por otro lado, en la Bioinformática encuentra las herramientas de las ciencias de la computación, la matemática y la estadística. “Ha sido duro en cuanto a carga académica, pero es gracias al aliento de mi familia, amigos y profesores, y a mi esfuerzo constante que he podido sobresalir”.

“Lo que más me gusta de mis dos carreras es que, en combinación, me permiten tener una perspectiva muy distinta de las ramas que reúnen. En ellas he podido ver como la bioquímica, microbiología, química, matemática, estadística, data science y ciencias de la computación se pueden combinar para generar conocimiento y resolver problemas”.

Javier Anleu

Javier Anleu

A la fecha, el estudiante de 22 años, está en el cuarto año de Ingeniería Bioinformática. En la Licenciatura en Bioquímica y Microbiología, combina cursos del primero al tercer año. Durante dos años, también fue auxiliar en cursos de Química y Biología General, entre otros. “Significa mucho para mí, porque me ha permitido compartir mi conocimiento con otros estudiantes, de la misma manera que otros lo han hecho conmigo”.

De su trayectoria académica, recuerda su participación en la Bioferia como uno de los proyectos más enriquecedores. En esta actividad, junto a su grupo, hizo una evaluación del efecto bacteriostático de los aceites esenciales de la planta del té de limón. Esta investigación fue publicada en la revista científica de UVG y se convirtió así en su primer artículo científico publicado. El año pasado, también ganó el primer lugar en la categoría avanzada de biología en las Olimpiadas Interuniversitarias de Ciencias y Tecnología.

Foto: Javier Anleu

Aprendizaje en Canadá

Javier se define como una persona apasionada, dedicada y motivada por la excelencia. “Siempre busco ir un poco más allá, principalmente con el fin de aprender. Me fascina tanto poder conocer y explorar el mundo que me rodea”. Gracias a este deseo de ir más allá, está actualmente en un viaje académico en la Universidad de Saskatchewan, en Canadá.

Sobre lo que más le ha gustado del viaje, Javier responde que, primero, fue la oportunidad de poner a prueba sus habilidades académicas. Segundo, conocer culturas nuevas y personas que lo recibieron con los brazos abiertos. La tercera, ha sido la oportunidad de viajar por su cuenta y conocerse a sí mismo en el proceso.

Aunque ya terminó formalmente su semestre de estudios de intercambio, aún está en Canadá por las circunstancias de la pandemia. Su regreso a Guatemala estaba previsto para los primeros días de mayo. Sin embargo, espera reincorporarse a sus clases en UVG durante el segundo ciclo de este año. En Canadá, recibió cursos aplicados de bioinformática y bioquímica, y supo adaptarse a sus clases en línea por el aislamiento. “El viaje me ha enseñado muchas cosas, en especial en lo académico. Pero creo que lo que más me ha enseñado es que puedes construir un hogar donde sea que estés si pones de tu parte”.

Talento y excelencia

Aparte de la ciencia, Javier está muy conectado con su lado artístico y disfruta mucho la fotografía de paisajes. Pero además, toca el piano desde los 6 años, inspirado por su abuelo, quien fue pianista y organista de profesión. En 2017, obtuvo el segundo lugar de su categoría en UVG Talent.

Tocar el piano es una de las actividades que planea nunca dejar de hacer en el futuro. Entre sus planes al terminar sus estudios también está dedicarse a la investigación. “Realmente me he dado cuenta que es lo que más me gusta hacer y puedo pasar horas, días y semanas en el laboratorio trabajando”. Especialmente, le gustaría explorar la relación entre las ciencias de la computación con la bioquímica.

“Disfruto mucho pasar tiempo con las personas. A lo largo de mi vida he descubierto la importancia de conocer a quienes me rodean y veo la forma en la que cada una de esas personas hace mi vida más especial”.

Además, tiene dos grandes metas por lograr. “La primera es poder contribuir al mundo de cualquier forma que pueda, con la esperanza de que el mundo sea al menos un poquito mejor”. La segunda, y la que considera más importante, ser feliz al lado de las personas que ama. “Todos tenemos talentos, todos tenemos algo que nos distingue de los demás y creo firmemente que es nuestra responsabilidad usar eso no solo para nuestro beneficio sino para el beneficio de todos”.

Te podría interesar:

Natalia Gularte, pasión por la nutrición y liderazgo estudiantil

Metas tan grandes como las estrellas

Lucía Revolorio: “A través de la música podemos hacer cosas increíbles”


Last modified: 15/05/2020

Anterior

¡La próxima lección del Steam Truck enseñará sobre Ciencia Aeroespacial!

El Steam Truck es un laboratorio móvil que brinda lecciones científicas y tecnológicas, a centros...

Siguiente

COVID-19 y Educación

¿Cómo prepararse para la reapertura de escuelas? Nuestras concepciones sobre la escuela han variado...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *