Primer Año de Vida

Primer Año de Vida

Reflexiones luego de 12 meses.

La pandemia no ha pasado. Pese a que en la Ciudad de Guatemala el semáforo se encuentra en naranja rayando en rojo, los municipios aledaños y todos los departamentos del país se pintan de colorado. Hay un llamado a tomar medidas urgentes, pues la enfermedad sigue amenazando seriamente a muchos poblados. Esta semana se alcanzó records de contagios con una positividad de más de un 40%. Las notas de prensa siguen destacando la crisis en hospitales saturados y con falta de recursos, así como el agotamiento de médicos y enfermeras, quienes siguen realizando una tarea heroica, luego de diez y siete meses de jornadas intensas de trabajo.

La vacunación ha ido avanzando, pero aún falta mucho. Esto es prioritario, pues la inmunización es crítica para que todos estemos mejor, pues sólo así habrá menos posibilidades de que la enfermedad siga su curso galopante y, sobre todo, evitar que quienes se contagien enfrenten condiciones severas. Sin embargo, esto es sólo parte de la ecuación, por lo que no podemos confiarnos. Debemos mantener las medidas efectivas para evitar la propagación de la enfermedad. No es momento de mantenerse en la calle, ni de celebrar amplias reuniones y fiestas. Quienes han podido volver a sus actividades rutinarias de forma presencial, ya sea a trabajar o estudiar, deben guardar el distanciamiento físico, seguir usando mascarilla y lavarse las manos periódicamente. Cuidarnos y cuidar a los otros.

Hace un año estábamos encuarentenados en casa junto a mi esposa, ambos con coronavirus, sin haber sido dados de alta. Teníamos mucha incertidumbre y ansiedad ante un mal poco conocido, cuyos efectos y secuelas estaban apenas siendo investigadas. Las noticias contaban los muchos casos de personas mayores y con condiciones de riesgo afectadas seriamente por la enfermedad. Parecía que los menores eran menos alcanzados por el virus. Los titulares mostraban imágenes de países más avanzados que el nuestro, en los que los sistemas de salud colapsaban, ante los miles de casos de personas enfermas, muchas en condiciones críticas. Debo confesar que sentíamos angustia de si saldríamos adelante y sin complicaciones.

Gracias a Dios, ambos nos recuperamos plenamente. En esos días, me reuní con un numeroso grupo de colegas y amigos de la universidad por zoom para celebrar mi cumpleaños. Los participantes expresaron la alegría de “vernos” y enviaron sus mejores deseos por un año más de vida y por la pronta recuperación de ambos. En los meses posteriores a ese encuentro, hemos sabido de conocidos, familiares y amigos que enfrentaron grandes molestias y que tuvieron consecuencias. Algunos fallecieron. No cabe duda que fuimos muy afortunados. Ahora, que alcancé el “primer” año en esta nueva etapa de vida, algunos retos siguen vigentes.

El virus sigue acechando y el zoom sigue siendo parte de la nueva rutina en nuestras relaciones personales, de estudio y de trabajo. Las noticias más recientes nos alertan de que las nuevas variantes del coronavirus tienen un fuerte impacto en los menores de edad. Fuentes en Estados Unidos de América reportaron esta semana que se contabilizaba 450,000 niños hospitalizados por COVID-19, la mayor cifra en lo que va de la pandemia. No hay que bajar la guardia. El mal sigue presente y alcanza a todos los segmentos de población. Debemos conducirnos con prudencia, para cuidarnos y cuidar a los demás. Cada sector debe tomar medidas de precaución. En su retorno a las aulas, los estudiantes, docentes y padres de familia deben ser estar conscientes de la situación y seguir las medidas de seguridad para el beneficio de todos.

Te puede interesar

Innovación e Investigación

¡Hay que vacunarse!

De vuelta a la normalidad

Last modified: 31/08/2021

Anterior

La Antropología, una carrera prometedora en Guatemala y el mundo

La Antropología es una disciplina interesante, retadora, apasionante y, debido a su versatilidad, cuentan...

Siguiente

El interés por la innovación de Marcas Mundiales en el Laboratorio de Diseño de Procesos

El vínculo entre Universidad del Valle de Guatemala (UVG) y Nicholas Dorión, presidente y fundador de...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *