Terminó el primer semestre de clases

Terminó el primer semestre de clases

Nos deja muchos aprendizajes y de qué sentirnos orgullosos

El primer semestre de clases llegó a su fin. Estudiantes y profesores de la Universidad del Valle de Guatemala se aprestan a completar las últimas tareas vinculadas a exámenes y proyectos para ponerle la tapa al pomo. Sin duda, se ha tratado de un ciclo atípico, en donde buena parte de las actividades sucedieron de forma remota, en un esquema muy distinto al habitual. Una resolución gubernamental para ayudar a contener la pandemia de Covid-19 condujo hace doce semanas al cierre súbito de las actividades presenciales en todos los establecimientos educativos del país, incluidos escuelas, colegios, institutos y universidades. De un día para otro, las acciones regulares de clase fueron suspendidas, mientras que todos se preparaban para continuar sus labores de forma virtual.

Esto ha representado un desafió inmenso. Conllevó cambios de paradigmas, expectativas, formas de hacer las cosas y canales de comunicación. La crisis ha evidenciado las virtudes de los miembros de nuestra comunidad educativa, quienes lucieron su mejor voluntad y pusieron el empeño requerido para responder a las exigencias del momento. Más allá de  las metodologías, tradiciones y mecánicas de trabajo a las que estaban acostumbrados, todo debió mutarse para asegurar la continuidad de los estudios. Hemos sido testigos de la buena disposición y  tesón de estudiantes y profesores, quienes ajustaron el rumbo con prontitud, habiendo logrado un genuino trabajo en equipo. Asimismo, han sido notorios la perseverancia y profesionalismo de los investigadores para no interrumpir los proyectos en marcha.

Los docentes adecuaron sus programas, se capacitaron en modalidades educativas alternativas, incursionaron en el uso de nuevas tecnologías y atendieron con esmero a sus estudiantes, mientras que éstos últimos hicieron lo propio, velando todos por la consecución de los aprendizajes previstos. Las jornadas han sido largas e intensas. Paradójicamente, el trabajo remoto, producto de la estrategia de distanciamiento social para prevenir más contagios, hizo que docentes y estudiantes estuvieran más cerca que nunca, conectados por vía electrónica de manera constante. Han brillado las mejores cualidades de todos. Hemos sido testigos de su pasión por el conocimiento, búsqueda de la calidad, responsabilidad, dedicación, potencial para aprender, creatividad, flexibilidad, juicio crítico, solidaridad, emprendimiento y capacidad de adaptación,.

Finalmente, más allá de la fructífera labor de los investigadores y de la habilidad de docentes y estudiantes para trasladar exitosamente sus actividades de los salones de clase a sus hogares, ha sido palpable su compromiso con el país. Aparte de cumplir con sus obligaciones ordinarias, estudiantes, graduados, profesores, directores y decanos han dedicado tiempo y energía en múltiples iniciativas para ayudar a mitigar la pandemia, habiendo tejido alianzas con otras entidades. También hemos visto a líderes estudiantiles trabajar hombro con hombro con colaboradores y fiduciarios para asegurar que sus compañeros contaran con los medios para no interrumpir su educación.

Lo anterior es reflejo de la identificación de todos con la misión de la UVG y de su enorme compromiso con Guatemala. Se ha reafirmado la naturaleza de una entidad privada con una clara proyección humana, que es motivo de inspiración y orgullo para sus miembros. Aún no sabemos cuándo volveremos a la normalidad y es previsible que el segundo semestre pueda comenzar a distancia. Pese a la incertidumbre que prevalece, estamos seguros que pondremos buena cara a las vicisitudes, nos reinventaremos las veces que sean necesarias y seguiremos caminando con pasos firmes.  Saldremos fortalecidos de la crisis y seguiremos aportando a nuestra sociedad, a través de nuestro liderazgo y experiencia en ciencia, tecnología y educación.

Te podría interesar: 

Días de Clase

¿Cuántos guatemaltecos somos?

Independencia Nacional


Last modified: 12/06/2020

Anterior

Plantas medicinales: el conocimiento maya que no debemos perder

Por Ana Isabel García y Andrea Paiz Estévez ¿Qué tomas cuando te duele la cabeza o cuando tienes tos?...

Siguiente

¿Qué tendrá el Laboratorio de Tecnología, Arte y Diseño del CIT?

El Laboratorio de Tecnología, Arte y Diseño se encontrará en el cuarto nivel del Centro de Innovación y...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *