Sigamos leyendo juntos

Sigamos leyendo juntos

Es importante asegurar la continuidad de las experiencias exitosas

Hace cerca de siete años atrás, durante la administración de la Licda. Cynthia del Águila como Ministra de Educación, un tenaz y comprometido grupo de profesionales del MINEDUC realizó un esfuerzo titánico para distribuir 8.5 millones de libros de lectura a la generalidad de establecimientos oficiales de preprimaria, primaria y secundaria del país.  Ellos estaban convencidos de que el dominio de la lectoescritura era una herramienta poderosa para propiciar mejores aprendizajes.  Confiaban en que la comprensión lectora abriría a los niños y jóvenes múltiples posibilidades.  Así, esto se convirtió en una estrategia de primera línea en el plan de trabajo de los funcionarios.  Leer libros durante al menos media hora en cada jornada escolar, actividades diversas con participación de la comunidad y la disposición de rincones de lectura se volvieron elementos característicos en muchas aulas y escuelas del país.  Unas llamativas cajas plásticas de colores, que llegaron a todas las escuelas y que contenían títulos de los principales autores nacionales e internacionales, fueron el corazón del Programa Leamos Juntos. Así, la presencia de escritores de gran prestigio pasó a ser una expectativa para los profesores y sus estudiantes, quienes esperaban con entusiasmo el comienzo de cada obra nueva.

Esta imagen es muy familiar para las nuevas autoridades. Es importante resaltar que tanto la actual Ministra de Educación, Licda. Claudia Ruíz de Estrada, como varios de sus viceministros y directores actuales del ministerio fueron parte de ese equipo de trabajo que dio vida a Leemos Juntos, convencidos de que un impulso vigoroso a la lectoescritura era una ruta extraordinaria para fortalecer la calidad de la educación y para combatir el fracaso escolar.

Las evaluaciones de graduandos del año pasado muestran que cerca de 2 de cada 5 jóvenes que completan la secundaria poseen aprendizajes mínimos en lectura.  Aunque esta cifra es aún insuficiente, pues todos los graduandos debiesen alcanzar al menos los logros básicos, es importante mapear la mejoría que se ha dado en estos indicadores.  Ha habido un progreso constante desde hace varios años.  De hecho, si nos remontamos a los estudiantes evaluados en el 2015, apenas un 25.97% alcanzaba el desempeño mínimo requerido.  Esto contrasta con un 37.05% que lo logró el año pasado.  Eso representa una mejoría promedio de más de once puntos en la prueba de lectura, lo cual es muy significativo. Aunque habría que dar un seguimiento más profundo para corroborar las variables que han incidido en fortalecer los aprendizajes, no debemos perder de vista que los graduandos evaluados el año pasado fueron parte del grupo de niños y niñas que recibieron las primeras cajas de colores y que participaron de lleno en el Programa Leamos Juntos. Me atrevo a lanzar la hipótesis que estamos viendo las evidencias de una intervención exitosa.  Además, no es casualidad que otros países se hayan interesado en la experiencia y estén buscando replicarla en sus sistemas educativos. Los pares externos han evaluado positivamente estas acciones.

Me parece que la Ministra tiene una oportunidad única para retomar aquellos programas que han dado resultados y darles un espacio privilegiado en sus planes y estrategias.  La promoción de la lectoescritura es uno de ellos.  No habrá necesidad de convencer a quienes se comprometieron años atrás con la idea de llevar libros a todos los niños y jóvenes guatemaltecos. Ellos trabajaron con ahínco para asegurar que llegaran a sus manos y que fueran aprovechados debidamente. No debemos seguir trabajando con iniciativas aisladas e intermitentes. Hay que garantizar la continuidad de las acciones, especialmente de aquellas que han demostrado ser efectivas.

Te podría interesar: 

Días de Clase

¿Cuántos guatemaltecos somos?

Independencia Nacional


Last modified: 07/02/2020

Anterior

Días de Clase

Las escuelas son un sitio de aprendizaje e inspiración Las cifras presentadas por el Ministerio de...

Siguiente

Cena a ciegas

Mucho más que una cena ¡Qué nos estarán dando de comer! ¿Qué será esto?  Parece pulpo. Mmmm, ésto...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *