La chaya y el frijol tépari, los sustentos ancestrales que combaten la inseguridad alimentaria

La chaya y el frijol tépari, los alimentos ancestrales combaten la inseguridad alimentaria

Por Isabel Alonzo Flores, del Centro de Estudios Agrícolas y Alimentarios (CEAA)

¿Te imaginas que pasaría si en Guatemala no consumiríamos maíz y frijol? Estos granos han sido utilizados como sustento desde siglos antes de la Conquista y Colonización de Guatemala, ¡son alimentos ancestrales! Pero no son los únicos consumidos por las comunidades locales a través del tiempo. Por ello, en el Centro de Estudios Agrícolas y Alimentarios (CEAA) junto con Bioversity International nos asociamos con nutricionistas, comunidades locales y chefs para estudiar y trabajar en el aprovechamiento de la Chaya y frijol tépari. Estos son dos cultivos de bajo costo, altamente nutritivos y tolerantes a la sequía en Guatemala.

Experiencia en el país

Gran parte de la población guatemalteca se dedica a la agricultura, sin embargo, la población enfrenta un alto grado de inseguridad alimentaria y desnutrición crónica. Un factor importante de esto es el cambio climático. Resultados de algunos proyectos realizados en el corredor seco indican que por la canícula prolongada de los años 2014-2016, la producción de maíz y frijol en muchas comunidades se perdió casi en su totalidad.

Favorablemente existen cultivos de bajo costo, con adecuadas propiedades nutritivas y tolerantes a la sequía que aún no han sido aprovechados, como lo son la Chaya, también conocida como Espinaca Maya, de origen Mesoamericano y el frijol Tépari, domesticado en las regiones áridas y semi áridas  del noroeste de Estados Unidos y el norte de México, también se le ha encontrado en algunas regiones de Guatemala. La producción y consumo de estos dos cultivos en Guatemala es mínimo, debido al poco conocimiento de estos alimentos ancestrales o por ser considerados erróneamente como “el alimento de los pobres”.

En la Universidad del Valle (UVG) reconocemos la importancia de combatir la inseguridad alimentaria, así como el beneficio de compartir la riqueza cultural del país. Es por ello que los resultados de este estudio nos sirvieron para desarrollar nuevas y creativas recetas; creando así dos Recetarios a base de chaya, uno de ellos enfocado al área rural y otro al área urbana; y un recetario a base de frijol tépari.

La importancia de estas actividades con grupos de trabajo interdisciplinarios radica en poder abordar los desafíos multifacéticos e interrelacionados al reincorporar cultivos como la Chaya y frijoles tépari. De esa forma, se promueven el conocimiento ancestral y científico, la cultura, la biodiversidad, la gastronomía y la salud de Guatemala.   

Aporte nutricional de la chaya

Hoja de chaya (foto: happehatchee.org)

Las hojas de chaya provienen de un arbusto nativo del área mesoamericana y cuenta con distintos nutrientes y beneficios:

  • Proteína: importante para el desarrollo de los músculos.
  • Hierro: enriquece la sangre.
  • Calcio: fortalece los huesos.
  • Vitamina A: esencial para el crecimiento de los niños, previene ceguera y reduce la severidad de infecciones.
  • Vitamina C: fomenta el crecimiento y reparación de tejidos.
  • Ácido Fólico y Vitamina B: esenciales para la salud

También mejoran el funcionamiento del cerebro y la memoria; la circulación, digestión y la visión. Además, reduce la inflamación y los niveles de colesterol, y ayuda a la pérdida de peso y prevenir diabetes, artritis y problemas renales.

Aporte nutricional del frijol tépari

Frijol tépari (foto:wix.com)

La legumbre posee distintos nutrientes y beneficios:

  • Hierro y Zinc: ayuda a prevenir anemia, mejora el sistema de defensa contra enfermedades y ayudan al crecimiento en niños.
  • Calcio y Magnesio: mejora la salud de los huesos y dientes.
  • Potasio: mejora la salud muscular.
  • Vitaminas: ayudan a mantener el cuerpo sano y el sistema nervioso funcionando adecuadamente.

 

El frijol tépari es excelente fuente de fibra y carbohidratos necesarios para brindar energía y ofrecer un buen funcionamiento de los órganos. Cuenta con alto nivel de proteína que favorece el crecimiento en niños, también ayuda a la formación y reparación del cabello, uñas, piel y músculos. Además, mejora el sistema de defensa del cuerpo para prevenir enfermedades.

Si te interesa saber más de la chaya y el frijol tépari, incluso si deseas probar alguna receta con estos ingredientes, puedes descargar los documentos en los enlaces:

Información y recetas de chaya  (espinaca maya)

Información y recetas de frijol tépari

En UVG trabajamos en poner el conocimiento al servicio de la sociedad. La seguridad alimentaria es uno de ellos. ¡Te invitamos a probar algunas de estas recetas! Si deseas conocer otro de los proyectos en los que ha participado el CEAA puedes dar clic aquí.

También te puede interesar:

En UVG desarrollamos una máquina de ventilación automática(Opens in a new browser tab)

Wright Grants: una prestigiosa oportunidad de investigar(Opens in a new browser tab)

La Nueva Normalidad(Opens in a new browser tab)


Last modified: 29/05/2020

Anterior

Sociedad de Debate: ¡Seguimos trabajando desde casa para que este arte no pare!

En estos momentos de crisis, nuestros estudiantes continúan preparándose desde casa con uno de los valores...

Siguiente

¡La próxima lección del Steam Truck enseñará sobre Ciencia Aeroespacial!

El Steam Truck es un laboratorio móvil que brinda lecciones científicas y tecnológicas, a centros...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *