Pascuas de Navidad

Pascuas de Navidad

Unas tranquilas fiestas para ustedes.  

Resultamos contagiados pese a que creíamos que habíamos tomado todas las precauciones del caso. En medio de la incertidumbre, de la amenaza de las posibles secuelas de la enfermedad y del temor a lo desconocido, la noticia de resultar positivos al coronavirus nos hizo replantearnos muchas cosas. Dio paso a una rutina diaria distinta a la acostumbrada. En plena cuarentena y con un limitado conocimiento sobre el mal, las horas transcurrieron lentamente, marcadas por la expectativa sobre la eficacia del protocolo y ensayo sugeridos. La ivermectina, tres días de antibiótico, anticoagulante, ibuprofeno y un combo de vitaminas y norcrezinc fueron parte de nuestro kit médico. El oxímetro, el medidor de presión y el termómetro fueron nuestros fieles acompañantes. 

Nos acoplamos a la nueva forma de ser atendidos en época de Covid-19, pues, debido a la necesaria protección a los médicos, nunca les vimos en persona. Seguimos sus instrucciones remotamente, usualmente vía WhatsApp. Valoramos mucho el apoyo de los Doctores Juan Pablo Moralejo y Juan Manuel Rodríguez, quienes nos dieron las orientaciones iniciales.  En especial, el Dr. Juan Carlos Castro Quiñones, nuestro amigo Chunga, fue un bastión en nuestro tratamiento. Nos acompañó en todo momento y siempre estuvo disponible para definir estrategias, atender nuestras consultas y darnos la tranquilidad de mente y espíritu que tanto necesitábamos en ese momento difícil.  Gracias a Dios, las cosas progresaron para bien, encontrándonos plenamente recuperados.  

Aprendimos muchas lecciones. La pandemia nos hizo meditar sobre qué es lo más valioso de nuestras vidas y en nuestro hogar, reenfocar prioridades e ilusionarnos de nuevo con muchos proyectos. Nos reconfortamos mutuamente y en pareja reafirmamos nuestra fe y espiritualidad. La difícil situación nos hizo confirmar que juntos podemos enfrentar cualquier obstáculo. En todo ello, la Osa, mi esposa, fue una fuerza potente para asegurar nuestro bienestar integral, cuidando la rutina de medicamentos, ejercicios y alimentación, así como velando por nuestra paz interior. Pese al distanciamiento físico exigido, nuestros hijos y hermanos estuvieron constantemente “a nuestro lado”, pendientes de nuestra evolución.  De igual manera, abundaron los mensajes de muchos amigos, ayudándonos a mantener el ánimo en alto. 

Fueron múltiples muestras de cariño. De pronto sonaba el timbre y era una amiga que venía a entregar un pastel recién hecho o alguien que nos enviaba un detalle, unas galletas o algo especial de comer. Esa presencia, pese al aislamiento, nos alentó y nos dio energía para salir adelante.  Hoy reviven dichas acciones en nuestros corazones. Muchas personas han sufrido enormes pérdidas este año y han visto sus planes truncados. Una de ellas, que vio partir a su papá por el coronavirus, me dijo que creía de corazón que Dios nos había regalado una segunda vida, pues aun teníamos mucho por hacer en este mundo. No cabe duda que hemos sido bendecidos. Ha sido un año de enormes cambios y desafíos. Con humildad damos gracias a Dios por la recuperación y por  las buenas personas que forman parte de nuestras familias extendidas.  Cuidándonos y cuidando a los demás es la mejor manera de agradecer la vida y la salud que gozamos. Ahora, que celebramos las Pascuas de Navidad, les envío un fraternal saludo y, aunque deba ser a la distancia,  les deseo que  compartan esta temporada en armonía con sus seres queridos. ¡Felices Fiestas! 

Te podría interesar

75 años de experiencia

35 Nuevas Estrellas

Disonancia cognitiva: ¿Qué tan coherente eres con lo que piensas, dices y haces?

Last modified: 05/01/2021

Anterior

La innovación caracterizó un megaproyecto para Embutidos Mallorca

En Universidad del Valle de Guatemala (UVG) se respira la innovación y el espíritu maker. Una de las...

Siguiente

La historia detrás de YAGO App, la aplicación que busca ayudar a niños con síndrome de Down

La verdadera esencia de la educación se encuentra en el impacto que se genera al crear proyectos en pro del...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *