Katherinne Herrera y su aporte en la investigación de bacterias en el espacio

Katherinne Herrera y su aporte en la investigación de bacterias en el espacio

Es estudiante de la Licenciatura en Bioquímica y Microbiología, y para el futuro lo que desea es dedicarse a la microbiología espacial. Ese sueño ya es un trabajo en progreso para Katherinne Herrera, quien actualmente forma parte de Space biofilms, un experimento espacial liderado por Luis Zea, ingeniero aeroespacial egresado de UVG.

El objetivo del proyecto es estudiar la bacteria «Pseudomona aeruginosa», que puede causar infecciones en el sistema respiratorio, gastrointestinal o urinario. Una de sus principales características es que tiene la capacidad de formar una película –llamada «biofilm»–, la cual se adhiere a las superficies y le sirve para protegerse de los antibióticos y así atacar al organismo.

¿De qué se trata el experimento? De estudiar la estructura del «biofilm» en las condiciones de gravedad del espacio, para luego identificar formas innovadoras de atacar a la bacteria en la tierra. El estudio, aprobado por la Nasa, fue lanzado con rumbo a la Estación Espacial Internacional (EEI) el 4 de noviembre de 2019.

Dentro de la investigación, Katherinne es la encargada de hacer mediciones previas de los cambios que sufre la bacteria, pero específicamente la que se forma afuera del «biofilm». El objetivo es llegar a conocer las diferencias que sufre la «Pseudomona aeruginosa», tanto con la protección de la película, como sin ella, al ser expuesta a la microgravedad.

 

Además del Ing. Luis Zea, Space biofilms es liderado por Pamela Flores, egresada UVG, y forman parte Katherinne Herrera y la Dra. Pamela Pennington.

Determinación y más determinación

Pero, ¿quién es Katherinne Herrera? Es una joven estudiante del tercer año de la Licenciatura en Bioquímica y Microbiología. Tiene 21 años y considera que lo que más la define como persona es la determinación, porque eso le permite fijarse metas y siempre alcanzarlas, sin aceptar un no como respuesta. Su personalidad es amigable, alegre y espontánea, características que se perciben desde el primer momento en que comienza a conversar sobre los proyectos en los que trabaja, los que tanto le apasionan y entusiasman.

Katherinne siempre supo que su futuro estaba en una carrera en ciencias, que incluyera investigación y trabajo de laboratorio. Conoció la microbiología cuando hizo prácticas en una empresa y, desde ese momento, afirma que: “se enamoró de ella”. Sus padres estuvieron de acuerdo con que esta era su carrera ideal. “Soy una persona muy agradecida con mi familia, porque tengo la dicha de que me han apoyado en todas las locuras que he querido hacer”.

En UVG encontró además el lugar en donde podría combinarla con la bioquímica y luego, aún sin saberlo, la llevaría a trabajar en proyectos espaciales. De la carrera, sus cursos favoritos son Microbiología y Biología Celular y Molecular. “Son los dos que me han quitado las curiosidades que he tenido durante mi vida, no solo en mi carrera”.

Entre sus pasatiempos, la estudiante disfruta de la lectura de artículos científicos. No importa si son relacionados a su carrera o no, pero sí, que representen algún reto y la hagan analizar. Sin embargo, lo que pocos saben, es que Katherinne desde pequeña ha estado involucrada en los deportes. En muchos deportes, en realidad. Desde basquetbol, atletismo, natación y voleibol, hasta tiro al arco y salto ecuestre. Actualmente, también se desempeña como entrenadora de caballos.

“Me gusta leer y que después, sobre esta base, pueda encontrarles sentido a las cosas normales de la vida”.

 

“Vi trabajar a personas que sé que en el futuro quiero ser como ellos. Fue una gran oportunidad”, Katherinne durante su visita a los laboratorios de Nasa en Ames Research Center.

Un viaje enriquecedor

El camino hasta llegar a participar en el experimento de Space Biofilms, fue largo. Primero, empezó cuando Katherinne estaba en su segundo año y un catedrático le dijo a ella y a sus compañeros de clase: “Propongan una investigación, pero sueñen en grande”. Así lo hizo, por eso propuso el diseño de un prototipo de clinostat, un aparato que estudia el desarrollo de las plantas en condiciones de gravedad.

Luego, para lograr construir el prototipo, buscó apoyo por varios medios, hasta que le brindaron el contacto del Ing. Luis Zea, a quien ahora considera su mentor. Ambos trabajaron en este proyecto y siguieron colaborando hasta que, en junio de este año, el Ing. Zea le dio la oportunidad de trabajar con él durante un mes en BioServe Space Technologies, en la Universidad de Colorado, Boulder. “Es una persona que admiro muchísimo, gracias a él aprendí acerca de tener compromiso, carácter, constancia, honestidad y comunicación”.

Finalmente, en la Universidad de Colorado, trabajaron en dos nuevas investigaciones, una de ellas la de Space Biofilms que Katherinne continúa a la fecha desde UVG. “Para mí, estar en otro país fue un cambio radical, me asustó mucho porque soy una persona muy unida a mi familia”.

En este viaje también vivió otra experiencia que recordará para toda su vida. Un día, participó en una reunión con los miembros de BioServe que trabajaban en proyectos con la Nasa. Al escuchar los nombres de cada uno, no pudo evitar pensar que los había escuchado antes.

Para su sorpresa, después descubrió que eran los autores que citó en la bibliografía de su proyecto de investigación del clinostat, el mismo que le trajo tantas oportunidades desde años atrás. “No lo podía creer, estaba sentada alrededor de una mesa con las personas que yo admiré por mucho tiempo. Por esa teoría que ellos brindaron, por esa investigación que hicieron, por eso estaba yo ahí”.

 

Oportunidades tan grandes como el espacio

El futuro es sumamente prometedor. La joven está comprometida con dedicarse a la microbiología espacial y explorar otras ciencias como la física y la biología. Una segunda rama, que también es una de sus pasiones, es el cuidado del planeta y la conservación de la biodiversidad. Por eso, ya trabaja en una investigación sobre las toxinas del heloderma y, en algún momento de su carrera, también quiere trabajar en proyectos ecológicos y hacer una guía actualizada de especies de arañas en Guatemala, para el que invita a otros estudiantes a unirse.

Te podría interesar:

Los 14 puntos más interesantes acerca de Luis Zea y la misión espacial EM-1

El heloderma: la farmacia viviente que estudia el CEAB y la UVG

Conoce la Licenciatura en Bioquímica y Microbiología


Last modified: 09/01/2020

Anterior

Central, Impacto, Investigación

Intercambio de experiencias, un punto clave en la investigación

Gracias  a la relación entre centros de investigación de la Universidad del Valle de Guatemala (UVG) y...

Siguiente

Arranca el Ciclo Escolar

Hay muestras palpables de una educación efectiva Leonarda Ávila ha impreso su sello personal en la escuela...