Buenas obras, buenas personas

Buenas obras, buenas personas

Para lograr grandes cosas debemos no sólo actuar, sino también soñar; no sólo planear sino también creer.”

La frase de arriba, del célebre escritor y periodista francés Anatole France, Premio Nobel de Literatura en 1921, resume bien una ruta que transitan con éxito unos pocos. Son aquellos que consiguen que su trayectoria, fundada en principios, valores y convicciones firmes, permita que sus anhelos y expectativas cuajen y se hagan realidad. Encarna la esencia de quienes tienen la visión, la capacidad y el temple para concretar sus propósitos. Se trata de personas con un don especial. Ellas y ellos se plantean retos ambiciosos. Idean estrategias y planes de vuelo. Sueñan grandes proyectos. Saben en dónde están parados, pero eso no los inmoviliza. No tienen miedo al cambio y manejan la incertidumbre. Se imaginan mundos alternos.  Tienen los pies en la tierra, pero los ojos puestos en el firmamento. Concilian la búsqueda de metas ambiciosas con el cuidado de las personas que les rodean. Muchos de ellos, más allá de sus méritos, necesidades e intereses propios, ponen su talento y sus recursos al servicio de los demás, sin ánimo de protagonismos o de alabanzas. Quienes ejercen este liderazgo de servicio, privilegian el bien común sobre su conveniencia o beneficio particular. Pese a las múltiples obras que apoyan, alcanzan un balance entre su vida familiar, su ámbito profesional y la sociedad a la que pertenecen. Muchas veces me he preguntado qué les mueve a dar su tiempo, energía y corazón a favor de las causas en las que creen. Qué les hace trabajar por el bienestar de otros, muchos de los cuales no conocen e incluso quizás nunca llegarán a ver. No cabe duda que son ciudadanos extraordinarios, conscientes de su entorno, que valoran las oportunidades que han gozado y están dispuestas a contribuir a construir una mejor nación y un mejor mundo para todos.

 

Ayer y hoy he estado con un grupo muy especial de personas como las mencionadas arriba, comprometidas de corazón con Guatemala y con la Universidad del Valle. Se trata de los miembros de la Fundación de la Universidad del Valle de Guatemala y de la US Foundation of the University of the Valley of Guatemala, las cuales son dirigidas en la actualidad por Nicholas Dorión y Lorena Passarelli, respectivamente. En el pasado dichas organizaciones fueron presididas por otros profesionales distinguidos, entre quienes se hallan Jay Wilson, Owen Smith, Julio Vielman, Michael Ascoli, Dieter Nottebohm, Gabriel Biguria, Carlos Paiz Andrade, Eduardo Portocarrero, Juan Niemann, Sofía Papahiú, Rick Falk, Thomas Strook, Berkley Cone, John Hamilton y John Mack. No me es posible listar en este espacio a todos los integrantes de dichas entidades, pero ellos gozan del respeto y aprecio de nuestra comunidad. Son amigos guatemaltecos y extranjeros que valoran mucho a nuestro país y que colaboran voluntariamente para asegurar que los esfuerzos que la UVG realiza en los campos de ciencia, tecnología y educación tengan un mayor impacto y para que más personas tengan acceso a una educación de excelencia. Aprovechando la presencia de los miembros de ambas fundaciones ayer se lanzó el Fondo de Becas “Dr. Eduardo Portocarrero Herrera”, constituido en honor a este connotado guatemalteco, cuyo liderazgo tuvo una enorme repercusión en consolidar al Grupo Educativo Del Valle. Este fondo ayudará a que jóvenes talentosos de escasos recursos tengan acceso al Colegio Americano del Sur y al Campus de la UVG en Santa Lucía Cotzumalguapa. Además, perpetuará la memoria de este guatemalteco ejemplar, quien siempre apostó a la educación como una fuente primaria de progreso y trabajó incansablemente por una mejor Guatemala. Como también dijo Anatole France, “el futuro está oculto detrás de los hombres que lo hacen”.  Guayo y sus amigos y colegas del Grupo Educativo del Valle han contribuido a forjar un mejor destino para muchos.

 

 

 

 


Last modified: 01/03/2019

Anterior

Central, Investigación

El factor no conocido de la migración centroamericana hacia el Norte

¿Cuál es la causa de que miles de centroamericanos hayan caminado hacia la frontera entre México y...

Siguiente

9 consejos de Arnoldo Gálvez Suárez para jóvenes que son verdaderos escritores

¿Has sentido una fuerte necesidad por escribir? ¿Observas tu alrededor y lo escribes para tenerlo en cuenta...