Sistema Educativo Guatemalteco

Sistema Educativo Guatemalteco

Ruta a las elecciones

Recientemente el Centro de Investigaciones Nacionales, CIEN, presentó el documento “Sistema Educativo Guatemalteco”, el cual contiene un diagnóstico detallado de la educación nacional y algunas recomendaciones de acción. El ejercicio forma parte del proyecto “Ruta de Desarrollo para Guatemala 2020-2024”, que busca incidir en las propuestas de planes de gobierno. El mismo muestra una situación alarmante, con avances escasos en cobertura, calidad y pertinencia. Pocos niños, niñas y jóvenes han sido incorporados en los últimos años al sistema educativo y una ínfima fracción logra superar todos los escollos hasta completar la secundaria. Los resultados de los pocos sobrevivientes en las pruebas de graduandos siguen siendo inaceptables. Por aparte, pese a los esfuerzos para fortalecer la participación de los padres de familia y el traslado de recursos a las comunidades educativas organizadas para los programas de apoyo, la gestión escolar sigue siendo muy centralizada.  Otros aspectos también activan las alarmas: la ausencia de una plaza específica para el del director de la escuela; el precario acceso a tecnología; y, aunque hoy ya se requiere que los profesores de primaria también se formen en la universidad, llama la atención la falta de incentivos para reclutar a los docentes con la mejor preparación.  La atención de jóvenes y adultos en el subsistema de educación extraescolar sigue siendo mínima y existen pocas vinculaciones entre los programas y la demanda de recursos humanos que requiere la economía nacional. En fin, hay múltiples desafíos. Todos los candidatos, así como las plataformas políticas que les respaldan, debieran dar prioridad al asunto y buscar tender puentes con otros actores para generar una causa común, pues está visto que una golondrina sola no hace verano.

Sin embargo, la mayor preocupación se vincula a la dramática caída de la cobertura en educación primaria, pues ahí se canalizaron los mayores esfuerzos y recursos en las últimas décadas. Esta era prácticamente universal en el inicio del siglo y ahora denota una baja de alrededor de un 20%. Aunque algunos han justificado parcialmente el descenso a una aparente inexactitud de las proyecciones de población, debemos encontrar qué pasó.  En 1995 se estimaba que había cerca de 800,000 niños y jóvenes fuera del sistema educativo. En muchos casos esto se debía simplemente a que en las áreas más remotas no había una escuela a donde ir o a que el maestro se había ido. Luego de examinar diversas opciones, en la administración del Presidente Arzú se apostó al involucramiento de los padres de familia en la apertura y administración de escuelas en zonas rurales apartadas, mediante el fortalecimiento del Programa Nacional de Autogestión para el Desarrollo Educativo, PRONADE.  Dicho esfuerzo tuvo continuidad en los gobiernos de Alfonso Portillo y Oscar Berger. El PRONADE llegó a representar una quinta parte de la inscripción en la escuela primaria. Como toda iniciativa, tuvo detractores, especialmente en las filas del magisterio organizado. Finalmente, el programa sucumbió durante el gobierno del Presidente Colom, a consecuencia de la negociación que se hizo con el sindicato durante la campaña electoral, habiéndose comprometido a asimilar las escuelas de autogestión dentro del sistema tradicional.  Esto sin haber previsto ninguna atención especial a las necesidades de estas comunidades postergadas.  Resulta una coinicidencia notable que el desplome de la cobertura sea, precisamente, de alrededor de un 20%.  Habría que analizar detenidamente que sucedió con la matrícula en las zonas rurales donde funcionaba el PRONADE para ver si hay correspondencia entre su eliminación y la alarmante caída de cobertura.

Te podría interesar:

Rolando Cifuentes: “hay que entregarlo todo para alcanzar nuestros sueños”

Mejorando la calidad educativa en el Altiplano con creatividad y trabajo en equipo

Buenas obras, buenas personas


Last modified: 29/05/2020

Anterior

BancAprende

Salud financiera y libertad económica. El bienestar de nuestras familias y de nosotros mismos depende en...

Siguiente

Biblioteca de la Imaginación

Sembrando amor por la lectura Esta semana me compartieron la referencia de este programa, cuya página web...