Maria Cristina Bolaños y Fredy Mejia dan esperanza a más parejas

Maria Cristina Bolaños y Fredy Mejia dan esperanza a más parejas

Era su último año de carrera y María Cristina Bolaños se sentía abrumada. Atravesó apresurada la Plaza Paiz Riera, en UVG, pensando en que las últimas entrevistas de trabajo a las que iba no le daban la importancia que tenía la Bioquímica y su alcance.

Con estos pensamientos y enfocada en que todo conocimiento es bienvenido, María Cristina llegó puntual a la conferencia que estaba brindado Fredy Mejia, egresado de la carrera de Bioquímica y Microbiología, de la Universidad del Valle de Guatemala. En ella, Fredy hablaba de los avances de la bioquímica y su relación con los tratamientos de infertilidad; María Cristina se maravilló al saber que en Guatemala había campo para desarrollarse en el área que más le apasionaba.

Al finalizar la charla, no se quedó cruzada de brazos y se apresuró a decirle a Fredy: “Cuando tengas una plaza disponible en el centro, puedes contar conmigo”. Fredy observó todo el potencial de María Cristina y percibiendo una excelente química para trabajar en un futuro, Fredy le respondió: “Claro, así será”.

Socios científicos

Dos meses más tarde, Fredy llamó a María Cristina para trabajar juntos en Centro Procrea; una clínica especializada en reproducción asistida con más de 25 años de experiencia. En ella, ofrecen diagnóstico y procedimientos para parejas con problemas de fertilidad.

Su interés por la embriología se desarrolló durante las clases que cursaba en UVG. Al egresar de UVG tuvo la oportunidad de trabajar como investigador en el Departamento de Protección Vegetal. En este departamento conoció a la Licda. Margarita Palmieri, quien le enseñó más sobre la embriología y su impacto en la sociedad.

Fredy sabía que la actualización es la mejor herramienta para desarrollarse como profesional. Por ello, obtuvo una especialidad en Andrología y Embriología en el Instituto Valenciano de Infertilidad. Luego, trabajó como director en otro centro de fertilidad del país y fue consultor externo de Ovatech, el primer laboratorio de fecundación invitro (FIV) de bovinos en Guatemala. 

Actualmente, Fredy es director del laboratorio de Centro Procrea. Acá se dedica a controlar los procesos, desarrollar nuevos proyectos de investigación y es el encargado de comunicación sobre el trabajo de esta institución. Además, su dominio del tema y esfuerzo por apoyar a más familias le motivó a expandir su trabajo y ahora dirige también el laboratorio IVF Del Valle, en Honduras. 

La dificultad de lograr un embarazo causa mucho sufrimiento en distintas parejas. Gracias a la embriología, Fredy ha visto la satisfacción y felicidad de muchas parejas al lograr tener un bebé en sus brazos. Por ello, sabe que está haciendo un trabajo de impacto en la población guatemalteca.

“Estamos ayudando a crear nuevas generaciones de niños muy queridos porque son niños deseados. Eso es lo que todo país necesita: personas que nazcan en hogares que se les quiera”, Lic. Fredy Mejia.

Pasión por la ciencia

María Cristina es licenciada en Bioquímica y Microbiología. Actualmente trabaja como embrióloga y andróloga en Centro Procrea. Su interés por la ciencia surgió de la influencia de sus padres; ambos graduados de UVG. Su padre, ingeniero agrónomo, y su madre, bióloga, vieron crecer a María Cristina junto a su interés por los seres vivos, específicamente en la genética. 

Esta área fue por la que María Cristina se interesó en toda su carrera. Más aún, luego de su primera charla con Fredy, se entusiasmó al saber que la genética y la fecundación in vitro es posible en Guatemala. Para María Cristina, esta es una oportunidad para el país, ya que son pocos los embriólogos que existen en Guatemala y la cantidad de pacientes necesitados de este tipo de tratamientos es cada vez mayor. 

María Cristina está convencida que su trabajo brinda esperanza y confianza a más familias guatemaltecas. Ella indica que ya no es necesario viajar a otros países para realizarse un tratamiento de alto precio sino que está al alcance de muchas parejas y con los mejores estándares de calidad. María Cristina sabe que en sus manos está la posibilidad que una pareja empiece su familia.

UVG, el punto de partida

Además de ser una plataforma para el desarrollo académico al brindar herramientas y conocimientos, UVG se destaca por el networking y las futuras colaboraciones entre profesionales, hoy estudiantes. Para Fredy, UVG no solo es una base de conocimientos sino una  valiosa red de contactos que le permite resolver problemas. 

Para los egresados de UVG es más fácil comunicarse y trabajar juntos en distintos proyectos al haber recibido la misma formación, pensamiento crítico, ética y forma de encontrar soluciones.

Para María Cristina, UVG es excelente en crear conexiones entre los alumnos, no solo de una carrera sino de varias. Si bien, ha trabajado diferentes proyectos, muchos de ellos han sido porque cierta persona recuerda que estudió con ella. Por ello, considera que “los de la Del Valle siempre se encuentran con los de la Del Valle”.

Al final, como sucedió con María Cristina y Fredy, muchos encuentros entre estudiantes y egresados se traducen en futuras plazas o proyectos. Un networking que inicia desde el primer día de clases en donde muchos de nuestros estudiantes conocen a más jóvenes interesados en distintas ramas de la ciencia; a la vez, se convierten en egresados que se apoyan y trabajan juntos. Este es el networking entre egresados UVG.

También te puede interesar

Nomina a un alumnus o una alumna para Legado UVG

Juan Pablo Fernández, nuestro egresado que destaca en Holanda

De las prácticas al trabajo: la experiencia de Juan José Orellana

Last modified: 14/06/2022

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.